Sobre la memoria

 

Pintar es para mí una forma de recordar (en el más amplio y arcaico sentido de la palabra). Es una estrategia para intentar resistirme a la desaparición, y a la tentación de asumir que no hay nada más que apariencias, sombras.

Se trata de un ejercicio personal para decodificar, nombrando, esta maraña que llamamos realidad. Para hacerlo construyo  mapas, que no representan literalmente lo vivido, lo soñado, ni lo imaginado, sino que buscan figuras “tipo”, nombres, y establecen relaciones entre los mismos.

Son signos que no invento, sino que de alguna manera conozco, y que al nombrarlos me permiten el regreso, re-conociendolos, rozándolos.

La noción de nostalgia guía este proceso.